Preguntas Frecuentes

En el Stem Cells Transplant Institute creemos que todos los pacientes, no solo los ricos y famosos , deben tener acceso a  los beneficios que ofrecen las terapias de vanguardia, como lo es la terapia con células madre

El Stem Cells Transplant Institute está regulado por el gobierno. Cumplimos con todas las regulaciones gubernamentales estrictas para garantizar un control de alta calidad y una excelente atención al paciente.

El Dr. Mesén, Director del Society for Stem Cell Application (ISSCA) para América Central, en conjunto con el grupo de expertos en el Stem Cells Transplant Institute trabajan para establecer las bases de la medicina basada en células madre en América Central y en todo el mundo.

Todos nuestros médicos están certificados por la American Academy of Anti-Aging and Regenerative Medicine. 

Las tarifas por servicios inician en:

$ 5,900 USD para terapia con células madre derivadas de la médula ósea y tejido adiposo

$ 8,500 para células madre adultas mesenquimales derivadas del cordón umbilical.

Las tarifas incluyen:

  • Tratamiento con células madre
  • Terapia antioxidante
  • Ozonoterapia IV
  • Terapia con Plasma Rico en Plaquetas IV

Alimentación, transporte y alojamiento no están incluidos.

Es poco probable que su seguro cubra el tratamiento con células madre, pero en el Stem Cells Transplant Institute ofrecemos precios muy competitivos.

Cada paciente es único por lo que la respuesta a la terapia con células madre puede diferir de un paciente a otro. No hay garantía de cuáles serán los resultados o qué tan rápido responderá un paciente al tratamiento. La terapia con células madre no funciona de inmediato. La mayoría de los pacientes notarán una mejoría dentro de los primeros tres meses después del tratamiento y se espera que continúe mejorando hasta 1 año después de la terapia.

La terapia con células madre es un tipo de tratamiento que utiliza células madre derivadas del tejido adiposo o médula ósea del propio paciente a tratar, así como células madre derivadas de cordón umbilical para reparar y regenerar el tejido dañado. La terapia con células madre (SCT, por sus siglas en inglés) se usa para tratar diversos trastornos que van desde leves hasta potencialmente mortales. Las células madre pueden obtenerse de muchas fuentes diferentes y usarse para tratar potencialmente más de 80 trastornos, incluidos los trastornos neuromusculares y degenerativos.

La terapia con células madre que se obtienen de diversas fuentes, incluidas médula ósea y el cordón umbilical, se ha utilizado con éxito para tratar una serie de enfermedades potencialmente mortales desde 1988. En los últimos años ha habido un mayor énfasis en la investigación y desarrollo; además han surgido un número cada vez mayor de tratamientos exitosos con células madre y éste campo se ha convertido en uno de los más interesantes de la medicina.

Los trastornos degenerativos surgen, como su palabra lo dice,  de la degeneración o desgaste de los huesos, cartílagos, músculos, grasa o cualquier otro tejido, célula u órgano. Esto puede ocurrir por una variedad de razones, pero el envejecimiento es la causa más común. La mayoría de trastornos tienen un inicio lento e insidioso, pero una vez que se establece la enfermedad, son crónicos, dolorosos y cada vez más debilitantes. Estos trastornos pueden afectar a cualquier órgano del cuerpo, algunos de los trastornos degenerativos comunes incluyen: Diabetes, artrosis, insuficiencia renal crónica, insuficiencia cardíaca congestiva, infarto de miocardio, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, etc.

Las células madre son un tipo de célula progenitora o célula indiferenciada que tiene la capacidad de diferenciarse, o dar origen a células específicas y especializadas.

Las células madre pueden ser estimuladas a convertirse en un tipo específico de célula, lo que permite a los médicos capacitados en el campo de la medicina regenerativa utilizar células madre para tratar una amplia gama de enfermedades o tejidos dañados.

Una vez inyectadas, las células madre son naturalmente atraídas hacia el sitio de la lesión y posteriormente se convierten en el tipo de célula que se necesita para reparar o curar ese tejido dañado.

Las células madre mesenquimales (MSC) reparan naturalmente el tejido lesionado o enfermo, sin embargo, una persona que sufre una lesión grave o una enfermedad degenerativa, puede no tener cantidades suficientes de células madre o puede no ser capaz de liberar las células madre con la rapidez suficiente para reparar el daño.

Las investigaciones han demostrado que las células madre mesenquimales tienen la capacidad de regenerar el tejido dañado o lesionado, modular el sistema inmunológico, disminuir los mediadores proinflamatorios, liberar factores de crecimiento, citoquinas y quimiocinas que ayudan a la curación y en la formación de nuevos vasos sanguíneos y de suprimir la inflamación.

Las células madre mesenquimales tienen la capacidad de:

  • Promover la autocuración.
  • Disminuir la inflamación
  • modular las respuestas anormales del sistema inmunológico
  • Prevenir daños prematuros adicionales en células y tejidos
  • Reducir las cicatrices
  • Estimular el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos mejorando el flujo sanguíneo

El tratamiento depende de la condición médica; además, cada paciente es único y la respuesta al tratamiento puede variar por lo que requiere atención individualizada. Para obtener una descripción básica de nuestro protocolo recomendado, consulte la enfermedad de su interés en la lista de enfermedades tratables aquí. Si no ve su condición en la lista, complete el formulario de solicitud y nos pondremos en contacto  con usted.

La vía de administración del tratamiento dependerá de qué condición y síntomas se estén tratando. Las células madre pueden administrarse localmente (en el lugar de la lesión o el dolor), por vía intravenosa, vía intratecal o mediante un nebulizador.

El alcohol y el tabaco pueden disminuir significativamente la eficacia de la terapia con células madre. Para garantizar resultados óptimos, aconsejamos a los pacientes que dejen de consumir bebidas alcohólicas y cigarrillos antes e inmediatamente después del tratamiento con células madre.

La República de Costa Rica cuenta con uno de los gobiernos democráticos más antiguos y más estables de América Central. Aunque Costa Rica no tiene una fuerza militar,  cuenta con fuerza policial, seguridad de tráfico y una Guardia Costera que trabajan en conjunto para hacer del país un lugar seguro para visitar.

El Stem Cells Transplant Institute se encuentra en San José, la capital de Costa Rica, la cual alberga más de 15 museos y teatros, centros comerciales, clubes nocturnos, restaurantes y parques.

Más del 25% del territorio costarricense está destinado a parques nacionales y áreas protegidas; Costa Rica es un líder mundial en conservación sostenible. Cuenta con más de 161 parques y refugios, y es conocida por sus playas, volcanes y biodiversidad.

El Stem Cells Transplant Institute está regulado por el gobierno. Nuestra clínica cumple con todas las regulaciones gubernamentales estrictas para garantizar un servicio de alta calidad y una excelente atención al paciente.

 

El Stem Cells Transplant Institute está conectado al Hospital CIMA, un hospital privado de alto prestigio donde se brinda una atención integral y se cuenta con cuidados intensivos.

 

El Hospital CIMA es el hospital más grande y especializado de América Central, utiliza equipos de última generación, las tecnologías de atención médica más avanzadas y cuenta con profesionales médicos altamente calificados para garantizar que cada paciente reciba una excelente atención y servicio.

 

El Stem Cells Transplant Institute  y el Hospital CIMA están acreditados por la Joint Commission International (JCI), una «organización sin fines de lucro dedicada a mejorar la calidad y la seguridad de la atención al paciente en todo el mundo. La acreditación de JCI es considerada el estándar de oro en la atención de salud global «.

Ver más

En el Stem Cells Transplant Institute en Costa Rica ofrecemos:

  1. Células madre derivadas de tejido adiposo.
  2. Células madre derivadas de la médula ósea.
  3. Células madre derivadas del cordón umbilical

Las células madre mesenquimales (CMM) son ideales para tratar muchos tipos de lesiones y enfermedades y pueden derivarse de muchos tipos diferentes de tejido, incluida la médula ósea, el tejido adiposo y la sangre del cordón umbilical.

Las MSC derivadas de la médula ósea (BMSC por sus siglas en inglés) se extraen del paciente por aspiración, generalmente de la cresta ilíaca o del esternón. Las células madre de la médula ósea se usan más comúnmente en los trasplantes de médula ósea en pacientes con diagnóstico de leucemia o ciertos tipos de enfermedades hematopoyéticas. Los estudios han demostrado que las células madre derivadas de la médula ósea son un tratamiento eficaz. El proceso para la extracción de MSC de la médula ósea puede ser doloroso, pero en nuestro instituto hacemos todo lo posible por minimizar cualquier dolor o molestia que pueda generarse a nuestros pacientes.

Las MSC derivadas de tejido adiposo (AMSC, por sus siglas en inglés) se extraen quirúrgicamente del tejido adiposo del paciente a tratar, mediante liposucción. El tejido adiposo es de fácil acceso y proporciona una fuente rica y abundante de células madre adultas multipotentes. Este tipo de células madre se recolectan de forma fácil y rápida, además, requieren únicamente una pequeña cantidad de tejido adiposo. El proceso para recolectar células madre derivadas de tejido adiposo es menos invasivo, más seguro, menos doloroso y más rápido que recolectar MSC de la médula ósea.

MSC derivadas del cordón umbilical (HUCT-MSC). Con base investigaciones clínicas, utilizamos células madre del cordón umbilical para el tratamiento de ciertas afecciones, como enfermedades neurodegenerativas, autoinmunes e inflamatorias. Las (HUCT-MSC) se obtienen de donaciones de cordón umbilical después de que los padres hayan dado su consentimiento informado y después de que el bebé haya sido entregado. El procedimiento es seguro e indoloro tanto para el niño como para la madre.

Las células madre son un tipo de célula indiferenciada que tiene la capacidad de dar origen a células específicas y especializadas.

Las células madre se pueden estimular para que se conviertan en un tipo específico de células, lo que permite a los médicos capacitados en el campo de la medicina regenerativa utilizar células madre para reparación de ciertos tejidos y para el tratamiento de ciertas enfermedades.

Las células madre son primeramente atraídas hacia el sitio de la lesión para luego convertirse en el tipo de célula que se necesita para reparar o curar el tejido dañado.

Las células madre provienen de dos fuentes principales: Células madre embrionarias y células madre adultas. Las células madre adultas no requieren la destrucción de embriones y su recolección y uso en la investigación no es controvertido. Las células madre adultas son células totipotentes o multipotentes no diferenciadas, que se encuentran en todo el cuerpo después del desarrollo embrionario.

Las células madre también se clasifican según el lugar de donde se recolectan: las células madre alógenas se recolectan de la misma especie, las células madre xenogénicas se recolectan de una especie diferente y las células madre autólogas se recolectan del propio receptor.

Las células madre mesenquimales, o MSC, son células estromales multipotentes adultas que pueden diferenciarse en una variedad de células especializadas que incluyen: osteoblastos (células óseas), condrocitos (células del cartílago), miocitos (células musculares) y adipocitos (células grasas).

Las MSC ayudan a regular el sistema inmunológico, reducir la inflamación, curar cicatrices y reducir la muerte celular.

El objetivo de la terapia con células madre es utilizar la propia fuente renovable de células madre  del paciente para tratar los diferentes trastornos sin la necesidad de trasplantes de órganos o cirugía, además de reducir o eliminar la necesidad de productos farmacéuticos costosos y los efectos secundarios potencialmente devastadores que se asocian a dichos tratamientos.

La capacidad de las células madre para diferenciarse, o convertirse en cualquier tipo de célula que el cuerpo necesita hace que haya una amplia gama de enfermedades potencialmente tratables. Esta es un área muy prometedora para la medicina que puede revolucionar el tratamiento de muchas enfermedades.

Actualmente, el Stem Cells Transplant Institute utiliza células madre adultas autólogas derivadas de tejido adiposo para tratar:

  • Las células madre autólogas se recolectan de los propios tejidos y células de la persona a tratar, lo que elimina el riesgo de infección y enfermedad transmisible.
  • Las células madre autólogas son 100% compatibles, eliminando el riesgo de rechazo.
  • Las células madre autólogas son células madre maduras que eliminan el riesgo de cáncer.
  • Abundante suministro que contiene hasta 10 veces más células madre que la médula ósea o células madre derivadas del tejido adiposo
  • Mayor capacidad de proliferación que las células madre adultas.
  • Se regeneran a un ritmo muy rápido.
  • Son jóvenes y muy adaptativas.
  • No han sido impactados por el proceso de envejecimiento.
  • No han sido afectados por toxinas ambientales.

Procedimiento para obtener células madre derivadas de tejido adiposo (ADSC):

Bajo anestesia local, el día del procedimiento, en condiciones estériles, se extrae una pequeña muestra de tejido adiposo (grasa) del abdomen.

El personal del laboratorio aisla las células madre adultas (ASC) y otras células progenitoras de la muestra de grasa recolectada, todo en un ambiente estéril (Una técnica estéril significa que las células no están expuestas a partículas de aire y contaminantes y no se produce contaminación). Los ASC recolectados se separan mediante centrifugación en gradiente de densidad usando una Cámara Neubauer. Las células aisladas se resuspenden para preparar 5 ~ 10 ml de ASC para inyectar por vía intravenosa y/o localmente en la lesión.

Procedimiento para células madre derivadas de la médula ósea (BMDSC)

El día del procedimiento, bajo anestesia local y con técnia estéril,  se recolectan cerca de tres mililitros por cada kg de médula de ambas crestas ilíacas posteriores. Se realiza un aspirado medular con una aguja de calibre 8 en una jeringa que contiene heparina sódica a una concentración del 10%. Las BM-MNSC recolectadas se separan mediante centrifugación en gradiente de densidad usando una Cámara de Neubauerm. Las células madre resultantes se suspenden para preparar 5 ~ 10 ml de BM-MNSC que son posteriormente inyectados por vía intravenosa y/o en el sitio de la lesión.

Se utilizan exclusivamente células madre que se derivan de donaciones de cordón umbilical. Las células madre del cordón umbilical se recolectan con el consentimiento informado de los padres y solo después del parto del bebé. La recolección sigue estrictos protocolos éticos que garantizan que las células madre provienen de fuentes seguras y confiables. Además se utiliza un procedimiento no invasivo, simple e indoloro. Una vez recolectadas las células, la sangre del cordón umbilical se analiza para detectar presencia de enfermedades.

Las células madre son como “bloques de construcción” que se utilizan para formar nuevos tejidos sanos y reemplazar las células enfermas o lesionadas; por ejemplo puede estimularse el crecimiento de nuevo cartílago de la rodilla o ayudar a acelerar la curación en diversas áreas del cuerpo. Normalmente, las células madre adultas están presentes en el cuerpo, pero no están activadas. Conocidas como células progenitoras, las células madre adultas permanecen inactivas hasta que se requieren ser utilizadas. Actualmente, no está claro si las células cambian al tipo de célula necesario o si simplemente estimulan la cascada de curación, pero sabemos que tienen capacidades reparadoras que pueden usarse para promover la curación a nivel celular.

Gracias a los constantes avances en medicina regenerativa, el número de pacientes que se benefician de las terapias con células madre crece día a día. Un estudio observacional retrospectivo publicado en Lancet Hematology en 2012 mostró que más de 1 millón de pacientes se habían sometido a una terapia con células madre adultas. Desde entonces, más y más pacientes han experimentado los beneficios de la terapia con células madre.

De acuerdo con la US National Library of Health, hay más de 3,300 estudios intervencionistas que evalúan el tratamiento con células madre adultas para diferentes enfermedades y afecciones.

Existe un largo historial de éxito que se remonta a más de 50 años, refiriendose al uso de células madre en diversos campos de la medicina. A lo largo de estas cinco décadas, los médicos se basaron principalmente en los trasplantes de médula ósea para administrar células madre a pacientes que sufren trastornos sanguíneos o afecciones como el linfoma y la leucemia.

En los últimos años, sin embargo, los médicos e investigadores han desarrollado una serie de métodos alternativos para utilizar células madre, lo que ha llevado al desarrollo de terapias autólogas de células madre derivadas de tejido adiposo.

Si bien hay pruebas  que demuestran la seguridad y eficacia de las terapias con células madre desarrolladas recientemente, puede llevar varios años acumular la cantidad de datos necesarios para producir un estudio definitivo que emite criterios estandarizados.

Siempre hay algún nivel de riesgo que acompaña a cualquier procedimiento médico, incluidos los procedimientos más comunes y rutinarios.  En el caso de la terapia con células madre, el nivel de riesgo asociado con el procedimiento es excepcionalmente bajo y es muy poco probable que los pacientes experimenten complicaciones derivadas del tratamiento.

El hecho de que las células madre utilizadas durante el procedimiento se deriven del propio tejido del paciente y que permanezcan en un ambiente estéril hasta que se colocan de nuevo en el paciente,  minimiza el riesgo de infección o rechazo. Durante el proceso inicial de consulta el médico detallará los posibles riesgos o complicaciones asociados con el procedimiento.

Inmediatamente después de la terapia con células madre y, a veces, hasta 72 horas después del tratamiento, los pacientes pueden experimentar efectos secundarios menores, como dolor de cabeza, náuseas o mareos.

Durante la primera semana después del tratamiento, los pacientes pueden experimentar un empeoramiento de los síntomas relacionados con la afección tratada, esto implica que las células madre han encontrado el área de daño que debe ser reparada.

No se han reportado eventos adversos a largo plazo.

No hemos tenido problemas  de rechazo. Utilizamos células madre obtenidas del propio paciente a tratar por lo que no hay posibilidad de rechazo. En el caso de las  células madre mesenquimales derivadas del cordón umbilical, tienen inmunosupresores y propiedades inmunomoduladoras que permiten su uso en cualquier individuo sin riesgo de rechazo.

Las células no expresan HLA-DR, el antígeno responsable del rechazo, lo que las hace sumamente seguras en este sentido. De hecho, las células madre mesenquimales están aprobadas en Canadá y Nueva Zelanda para tratar afecciones que han tenido problemas de rechazo con otros tratamientos.

Los teratomas (una forma de tumor) son extremadamente raros, generalmente benignos y están relacionados con las células embrionarias, no con las células madre mesenquimales adultas (MSC) que utilizamos en nuestro instituto. No hay evidencia de que las células madre mesenquimales (MSC) adultas causen cáncer.

¿No ves tu pregunta?