Nuestra posición respecto al hecho de que el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica alerte a la población costarricense sobre el tratamiento con células madre

Recientemente ha aparecido una serie de reportajes en medios de información electrónicos, nacionales e internacionales, en los cuales el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, alerta sobre ciertos abusos que, aparentemente, se están dando en nuestro país, por parte de supuestas clínicas inescrupulosas, con tratamientos con células madre. Al parecer, algunas de dichas clínicas ofrecen “terapias milagrosas” a los pacientes, sin ningún tipo de respaldo clínico o científico. 

Igualmente, se señala que esos tratamientos podrían suponer riesgos para la salud, como infecciones o enfermedades hereditarias. Informan los reportajes, además, que el Colegio de Médicos y Cirujanos no tiene inscritas ni reconoce especialidades en campos como la terapia celular o la terapia con células madre, por lo que no existen regulaciones al respecto en Costa Rica.

Por lo anterior, se advierte en los reportajes que: “El Colegio de Médicos recomienda a la ciudadanía estudiar cuidadosamente la información que se le brinde y asesorarse antes de tomar la decisión de someterse a estas terapias no autorizadas. Es importante crear conciencia para evitar exponerse a procedimientos e intervenciones sin evidencia científica, realizadas por individuos sin escrúpulos, dijo en un comunicado el presidente del Gremio, Andrés Castillo.”

En lo personal, como médico debidamente inscrito en el Colegio de Médicos y Cirujanos (carné profesional No. 8606), con una práctica profesional y clínica de más de 11 años, y como estudioso apasionado que soy del tema de los tratamientos con células madre (tengo los siguientes estudios: 1.Fellowship (beca de investigación) en células madre por la Academia Americana de Medicina Anti Envejecimiento (American Academy of Anti Aging Medicine, Estados Unidos de América). 2. Entrenamiento teórico/práctico (hands on) en técnicas, procedimientos, manufactura y procesamiento de células madre a partir de tejido adiposo, medula ósea y sangre periférica (PRP) REGENTHECH, Estados Unidos de América, Manila, Filipinas. 3. Certificación de la Junta Americana de Medicina Regenerativa, Estados Unidos de América (American Board of Anti Aging and Regenerative Medicine), Chicago, Ilinois, Estados Unidos de América, entre otros), deseo brindar nuestra posición respecto a dichos reportajes y respecto a lo señalado por el Colegio de Médicos:

(1) En primer lugar, quiero felicitar al Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, por alertar a la población de nuestro país sobre los riesgos que implica someterse a tratamientos como los mencionados sin contar con la experiencia y el conocimiento científico adecuado de la materia. De allí la enorme importancia que dicho Colegio, así como la legislación nacional, establezcan lineamientos absolutamente claros sobre este ámbito, en especial, sobre los requisitos que deben cumplir las clínicas y los médicos allí tratantes para ejecutar esos tratamientos.

(2) En segundo lugar, me parece importante y fundamental informar a la población de nuestro país (en especial a los posibles pacientes) sobre la posición que al respecto ha tenido el Colegio de Médicos y Cirujanos, en específico, la Fiscalía de dicha entidad, sobre los beneficios de los tratamientos con células madre y cuáles de esos tratamientos son avalados por el Colegio y cuáles no). Por lo cual, me tomo la libertad de transcribir (con autorización del destinatario) algunas de las importantes conclusiones de esa dependencia colegiada, en una de sus resoluciones. Se ha dicho, entre otras cosas, lo siguiente:

“…La terapia celular, especialmente con células madre adultas, en los últimos años, ha logrado grandes avances en la medicina regenerativa, y las investigaciones sobre este tipo de células, han generado grandes esperanzas para la cura de múltiples enfermedades y lo han hecho en mayor medida que las células madre embrionarias…”

“…Existen un sinfín de investigaciones sobre los beneficios de las células madre adultas en el tratamiento de varias patologías, siendo que muchos de estos estudios han culminado en aplicaciones clínicas en diferentes enfermedades como las: cardiovasculares; neurológicas, degenerativas, diabetes mellitus, lesiones óseas…”

A partir de estas premisas, y de la utilidad en el tratamiento con células madre, concluye la Fiscalía de ese ente:

Por tanto, es criterio de esta representación:

La Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, apoya el uso de células madre hematopoyéticas obtenidas de la médula ósea, del cordón umbilical o inducido en sangre periférica, eso, para tratar pacientes con enfermedades de la sangre, metabólicas o del sistema inmune. Lo anterior, ya que del análisis de distintos estudios médicos y científicos debidamente acreditados, se concluye que dicho procedimiento, resulta ser una alternativa terapéutica de gran beneficio para el restablecimiento de la salud.

Bajo este orden de ideas, esta terapia resulta ser un procedimiento que ha demostrado resultados positivos no sólo en las pruebas de laboratorio, sino también, en la clínica presentada por el paciente. Adicionalmente, ha quedado debidamente evidenciado que durante la puesta en ejecución de este procedimiento, existe un respeto absoluto por el principio de beneficencia del paciente, lo anterior, ya que los beneficios que podrían obtenerse del mismo resulta superior a los riesgos a los que se debe someter el paciente…

La Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, no avala el uso de terapias o procedimientos en los cuales se utilice células madres embrionarias. Esto, ya que para extraer este tipo de células, debe realizarse una intromisión en el desarrollo normal del embrión, lo cual, resulta excesivamente riesgoso para la salud del feto, atenta contra la vida del mismo y va en detrimento de los derecho que son intrínsecos a todo ser humano…” (Oficio FJG-2405-15, de la Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica).

(3) En tercer lugar, se debe informar responsablemente a la población costarricense que existe en nuestro país un Decreto Ejecutivo (el No. 39986-S): “Autorización para las terapias regenerativas con células madre adultas”, que regula la forma en que deben operar las clínicas que vayan a brindar tratamientos con células madre, las condiciones de los médicos allí tratantes, así como las terapias autorizadas.

Mediante ese Decreto Ejecutivo, emitido por la Presidencia de la República y el Ministerio de Salud hacia finales del año 2016, se establecen cuáles son los requisitos específicos para autorizar terapias regenerativas con células madre adultas. Así, por ejemplo, el artículo 2 de ese texto normativo prescribe que: “No requieren autorización los transplantes de células progenitoras obtenidas de sangre periférica o los transplantes de células hematopoyéticas obtenidas de sangre de cordón umbilical, cuando sean indicados para el tratamiento de leucemia mieloide o linfoide aguda, leucemia linfocítica o mieloide crónica, linfoma de Hodgkin o no Hodgkin, como causas más frecuentes o en menor caso para anemia aplásica severa, hemoglobinuria paroxística nocturna, enfermedades del sistema inmune, algunas hemoglobinopatías y enfermedades metabólicas hereditarias, así como el mieloma múltiple y en ciertos tumores sólidos.”

También se autorizan las terapias cuyas células madre adultas son expuestas a una manipulación más que mínima, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos (señalados en el artículo 3 del Decreto).

Las terapias con células madre adultas para uso autólogo exclusivo, con fines regenerativos y en donde sus células son expuestas a una manipulación mínima, se autorizan bajo el cumplimiento de ciertos requisitos (señalados en el artículo 4 del Decreto).

Se dice esto, en especial porque en los reportajes mencionados se genera la impresión (falsa) de que en nuestro país ninguno de dichos tratamientos con células madre está regulado, autorizado y que tampoco hay evidencia científica sobre sus usos y beneficios para la salud humana. Así, por ejemplo, se dice en el reportaje de La Nación citado: “Con excepción del uso de células madre para transplante de médula ósea, el resto de tratamientos no cuenta con autorización de ese Colegio (de Médicos y Cirujanos) para su aplicación pues no hay evidencia científica sobre sus resultados, ni en Costa Rica ni en el resto del mundo”.

Si leemos lo señalado por la Fiscalía del Colegio de Médicos y lo indicado en el Decreto No. 39986-S, concluimos que esa afirmación es, lamentablemente, errada, y así deben saberlo, por responsabilidad profesional, los posibles pacientes de estos tratamientos.

(4) Finalmente, es importante informar a la comunidad en general que nuestra clínica –siguiendo estrictamente lo exigido por el Decreto Ejecutivo No. 39728-S– cuenta con la habilitación de servicios de Salud, por parte de la Dirección Regional de Rectoría de la Salud de Escazú, según el oficio 471-17, del 18 de julio de 2017, mediante el cual, en su parte resolutiva se dice expresamente: “Por tanto: Se le otorga el
Permiso Sanitario de Funcionamiento a Establecimiento: Stem Cells Transplant Institute. Actividad: Servicios de Consulta médica general o por Especialidades. Tipo de Riesgo: B, Clasificación CIIU: 8620-1. Representante legal: Leslie Manrique Mesén Martínez.” De esta manera, podemos seguir brindando el mejor servicio de salud en beneficio de nuestros apreciados pacientes.

EQUIPO DEL STEM CELLS TRANSPLANT INSTITUTE

Dr. Leslie Mesén Martínez, MD.

Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email