Células Madre vs Opioides: Tratamiento de Lumbago

La investigación médica ha demostrado que las células madre tienen un enorme potencial para mantenernos saludables y para la curación de múltiples padecimientos. Millones de pacientes que padecen de lumbago finalmente pueden experimentar alivio del dolor medianate el tratamiento con células madre. Una inyección local de células madre podría convertirse en la herramienta crucial para eliminar el uso de opioides, el tratamiento estándar que actualmente está matando a miles de pacientes.

Las sobredosis, de los opioides recetados, han aumentado dramáticamente durante las últimas 2 décadas. El uso de opioides es un problema mundial y en los Estados Unidos, se ha declarado una emergencia nacional. Solo en el 2015, los opioides representaron 33,000 muertes. Estas muertes se deben a que las personas se vuelven adictas después de que se les recetan medicamentos como oxicodona, hidrocodona o metadona para aliviar el dolor.

El tratamiento con células madre es una alternativa segura y efectiva y podría ser la respuesta a esta emergencia global. Las células madre adultas se pueden inyectar en los discos dañados de un paciente entre las vértebras de la columna vertebral, mejorando el control del dolor y regenerando las células dañadas.

Las células madre funcionan disminuyendo la inflamación y secretando factores de crecimiento que ayudan a reconstruir el tejido dañado. En estudios clínicos experimentales con animales realizados por investigadores en Australia, mostraron que las células madre tienen la capacidad de reconstruir completamente los discos vertebrales dañados. Los científicos ahora están evaluando su uso en humanos.

«En 100 pacientes, hemos demostrado mejoras sustanciales en la función y el alivio del dolor que se mantiene por dos años o más», dice Silviu Itescu de la firma Mesoblast en Melbourne, Australia. «Si tenemos éxito en un ensayo de mayor alcance que actualmente está en marcha, podríamos mantener a los pacientes alejadas de los opiáceos», dice Itescu.

Las células madre se están probando específicamente para la enfermedad degenerativa del disco, que representa alrededor del 20% de los casos de dolor lumbar crónico. Los discos espinales son discos blandos y comprimibles que separan los huesos entrelazados que forman la columna vertebral. Los discos actúan como amortiguadores para la columna vertebral, lo que permite flexionar, doblar y girar. La enfermedad degenerativa del disco puede tener lugar a lo largo de la columna vertebral, pero con mayor frecuencia ocurre en los discos de la región lumbar o del cuello (región cervical). La lesión en el disco también puede desencadenar una inflamación que agrava aún más la afección.

Aproximadamente la mitad de los pacientes tratados, tras una única inyección de células madre experimentan alivio del dolor de espalda durante dos años, según los investigadores de Itescu. Algunos pacientes han estado libres de dolor durante tres años. La mitad de los tratados se volvieron más móviles, disminuyendo 15 puntos en una escala de «discapacidad» de 100 puntos. Estos resultados preliminares se presentaron en la reunión anual de la Sociedad de Intervención Espinal de EE. UU. En Nueva Orleans en agosto. El investigador compartirá más detalles del estudio en la Conferencia Piper Jaffray Healthcare en Nueva York a fines de noviembre de 2018.

Las células madre se extraen de la médula ósea de los donantes y luego se cultivan en el laboratorio para crear cantidades más grandes para el tratamiento. Debido a que son células madre autólogas (lo que significa que se toman de las propias células del paciente) no se necesitan medicamentos inmunosupresores.

Después de la extracción de la médula ósea del paciente, el contenido se coloca en una centrífuga para separar las células madre que luego se activan, y se inyecta en el espacio alrededor de un disco dañado. Una vez que las células madre se inyectan en la zona dañada, vuelven a inflar los discos vertebrales dañados que se han secado, agrietado y perdido su fuerza. Las células madre actúan disminuyendo la inflamación y atrapando el agua alrededor del disco.

En agosto de este año, el presidente Trump declaró la crisis de los opiáceos de los Estados Unidos como una Emergencia Nacional. Sin embargo, el problema de los opiáceos no está restringido a los Estados Unidos; el Reino Unido y Australia también están experimentando un aumento sustancial en las muertes relacionadas con la codeína.

Las células madre a diferencia de los opioides ofrecen una posible terapia curativa que no solo trata el dolor, sino que también puede mejorar la calidad de vida de un paciente. El uso de opioides en última instancia puede causarle a una persona mucho más daño que beneficio. Stem Cells Transplant Institute en Costa Rica se preocupa por nuestros pacientes de una forma genuina e individualizada. Queremos que usted tenga acceso a la información más actualizada sobre los avances en la terapia de células madre y pueda experimentar personalmente sus beneficios. Contáctanos hoy para más información.

Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email