La Diabetes Mellitus se conoce como “el asesino silencioso” porque puede progresar lentamente y sin previo aviso. Los pacientes con diabetes cursan con hiperglucemia (niveles altos de azúcar en la sangre)  que dañan los vasos sanguíneos de órganos blanco como los riñones, el corazón, los ojos y el sistema nervioso; provocando enfermedades cardiovasculares, arteriopatía periférica, insuficiencia renal y ceguera.

Los pacientes con Diabetes tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades cardiovasculares y tienen además un peor pronóstico después de un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular en comparación con los pacientes que no padecen de la enfermedad. Los médicos no entienden en su totalidad por qué los pacientes diabéticos tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular; por el momento las terapias están dirigidas a tratar los síntomas de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares asociadas, tales como: altos niveles de azúcar en sangre, colesterol alto y la presión arterial elevada.

Para comprender mejor las enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo 2, los investigadores del Instituto Karolinska en Suecia estudiaron cómo cambian los glóbulos rojos en pacientes con diabetes tipo 2 para ver si estos cambios contribuyen al aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular. Los resultados de los dos estudios se publicaron en el Journal of the American College of Cariology: Basic to Translational Science.

Los resultados de los estudios sugieren que, en la diabetes tipo 2, los glóbulos rojos sufren daños que los hacen liberar sustancias nocivas. Los investigadores evaluaron tanto a humanos como a ratones con diabetes tipo 2 y observaron que en los pacientes con diabetes tipo 2 los glóbulos rojos que transportan oxígeno a los tejidos tenían más probabilidades de adherirse a la pared de los vasos sanguíneos.

El daño a los vasos sanguíneos se produce en las células endoteliales y comienza en estadíos tempranos de la enfermedad. El daño reduce la capacidad de dilatación del vaso sanguíneo y provoca un aumento de la inflamación. El grupo de investigadores relacionó los cambios en los glóbulos rojos con la elevación de una enzima llamada Arginasa que aumentó la formación de radicales libres dañinos.

Se ha demostrado que la terapia con células madre mejora los signos y síntomas tanto de la diabetes tipo 2 como de la enfermedad cardiovascular. Los expertos de Stem Cells Transplant Institute utilizan células madre para promover la reparación de células dañadas y la regeneración de células funcionales para reparar el tejido lesionado.

La efectividad terapeútica del trasplante de células madre en pacientes con enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2 puede deberse al efecto paracrino. La teoría es que las células madre trasplantadas reparan el tejido dañado al liberar factores que promueven la regeneración de células madre sanas, reducen la inflamación, promueven el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, inhiben la muerte celular y reducen la hipertrofia.

Muchos pacientes con diabetes tipo 2 no están preocupados por los efectos a largo plazo de la  enfermedad porque sus síntomas son leves; sin embargo, la hiperglucemia o los altos niveles de azúcar en la sangre de forma regular dañan los vasos sanguíneos de los riñones, el corazón, los ojos y el sistema nervioso y provocan enfermedades del corazón, arteriopatía periférica, insuficiencia renal y ceguera.

Es importante que las personas diagnosticadas con diabetes busquen tratamiento temprano antes de que se produzca un daño sistémico grave. La terapia con células madre puede ayudar a los pacientes con diabetes que no responden adecuadamente al tratamiento farmacológico estándar, a aquellos pacientes con diagnóstico reciente de diabetes que desean optar por la terapia con células madre antes de iniciar un tratamiento farmacológico o a aquellos que les gustaría reducir los síntomas asociados con la enfermedad.

En Stem Cells Transplant Institute, utilizamos células madre que se dirigen al páncreas, mejorando el funcionamiento de células dañada, reduciendo la inflamación, normalizando los niveles sanguíneos de azúcar y mejorando los síntomas asociados con la diabetes.

Las células madre mesenquimales tienen la capacidad de:

  • Diferenciarse en células productoras de insulina
  • Regenerar y proteger las células pancreáticas
  • Restaurar la función y la masa de la célula beta
  • Convertir células alfa en células beta
  • Reducir la inflamación y la resistencia a la insulina
  • Revertir el daño producido por los radicales libres

Póngase en contacto con Stem Cells Transplant Institute hoy mismo  para programar su consulta gratuita.

 

Referencia:

  1. Zhou y col. Los eritrocitos de pacientes con diabetes tipo 2 inducen disfunción endotelial a través de Arginase I, Revista del Colegio Americano de Cardiología (2018). DOI: 10.1016 / j.jacc.2018.05.052
  2. Jiangning Yang y col. Los glóbulos rojos en la diabetes tipo 2 afectan la recuperación cardíaca post-isquémica a través de una modulación dependiente de la arginasa del óxido nítrico sintasa y de las especies reactivas de oxígeno, JACC: ciencia básica a traslacional (2018). DOI: 10.1016 / j.jacbts.2018.03.006
Share