Los científicos descubrieron que las personas consideradas deficientes en vitamina D tenían cinco veces más riesgo de desarrollar diabetes tipo II. La diabetes mellitus tipo 2 es un trastorno metabólico grave y crónico que se caracteriza por niveles altos de azúcar en la sangre, resistencia a la insulina y falta de insulina. Las complicaciones graves causadas por la diabetes tipo 2 incluyen: daño a órganos blanco, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, ceguera e insuficiencia renal.

Investigadores de la Universidad de California, San Diego y Seoul National University siguieron a 903 adultos sanos, sin evidencia de diabetes, de 1997 a 2009. Durante las visitas al consultorio, se midieron los niveles de vitamina D en sangre y los niveles de glucosa. En el transcurso de 10-12 años hubo 47 nuevos casos de diabetes y 337 nuevos casos de prediabetes, lo que significa que los niveles de azúcar en la sangre fueron más altos de lo normal pero no lo suficientemente altos como para ser diagnosticados como diabetes tipo 2.

Para efectos del estudio, los investigadores definieron que la deficiencia de vitamina D es de menos de 30 nanogramos por mililitro, aunque actualmente no existe consenso para definir la deficiencia de vitamina D. Los resultados mostraron que las personas con niveles de vitamina D superiores a 50 nanogramos por mililitro tenían cinco veces menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo II que aquellas con niveles inferiores a 30 ng / ml. El riesgo era aún menor si los niveles sanguíneos de vitamina D eran superiores a 75 ng / ml.

De acuerdo con el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. (USPSTF), las personas en riesgo de deficiencia de vitamina D incluyen a aquellos con baja ingesta de vitamina D, disminución de la absorción de vitamina D, poca o ninguna exposición al sol, obesidad y pigmentación de la piel más oscura. Las tasas de prevalencia de niveles bajos de vitamina D son de 2 a 9 veces más altas en los afroamericanos y de 2 a 3 veces más altas en los hispanos. Aunque el estudio no pudo mostrar causa y efecto, es interesante observar que, en comparación con los blancos no hispanos, el riesgo de diabetes es 77% más alto entre los afroamericanos y 66% más entre los hispanoamericanos.

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que se almacena en el hígado y en los tejidos grasos y afecta nuestra estructura ósea, presión sanguínea, inmunidad, estado de ánimo y función cerebral. A diferencia de otras vitaminas, en lugar de ser obtenida de los alimentos, nuestros cuerpos producen la mayor parte la nuestra vitamina D. Sin embargo, si no puede producir suficientes niveles de vitamina D, aquí hay algunas fuentes adicionales:

  1. Luz del sol
  2. Pescado
  3. Anguila
  4. Salmón
  5. Pescado blanco
  6. Pez espada
  7. Trucha arco iris
  8. Aceite de hígado de bacalao
  9. Sardinas
  10. Atún
  11. Huevos
  12. Leche cruda

La terapia con células madre en Stem Cells Transplant Institute puede ayudar a mejorar los síntomas asociados con la diabetes tipo II. Stem Cells Transplant Institute utiliza células madre mesenquimales adultas autólogas para el tratamiento de la diabetes tipo II. Las células madre mesenquimales tienen la capacidad de diferenciarse, autorrenovarse, suprimir el sistema inmunitario, reducir la inflamación y reparar tejidos, es ideal para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Si está interesado en obtener más información sobre los beneficios de la terapia con células madre, comuníquese con los expertos de Stem Cells Transplant Institute para obtener información adicional.

Según el CDC, las siguientes ciudades tienen las tasas más altas de diabetes tipo II: Brownsville, TX; Pharr, TX; Laredo, TX; Compton, CA; Lynwood, CA; Albany GA; Edinburg, TX; y South Gate, CA. Individuos de California, Texas y Georgia pueden acceder a vuelos diarios directos a Costa Rica desde Los Ángeles, Houston, Dallas y Atlanta.

 

Journal Reference:

Sue K. Park, Cedric F. Garland, Edward D. Gorham, Luke BuDoff, Elizabeth Barrett-Connor. Plasma 25-hydroxyvitamin D concentration and risk of type 2 diabetes and pre-diabetes: 12-year cohort study. PLOS ONE, 2018; 13 (4): e0193070 DOI: 10.1371/journal.pone.019307

 

Share